Menu

Reforma constitucional supeditada a un escenario político "cambiante"

  • Escrito por El Litoral

lifschitz14

El gobernador Miguel Lifschitz dijo que seguirán conversando en "enero y febrero" con todos los partidos. Admitió que las vicisitudes en torno de la reforma previsional "alteraron un poco los ánimos" de la política nacional. Y consideró que ello repercutió en Santa Fe.

Miguel Lifschitz dijo este fin de semana que intentaría ir por la reelección, reforma de la Constitución mediante, y encendió la polémica. En declaraciones al diario La Capital, dijo ser "respetuoso" de los límites que le impone la actual carga magna, pero aclaró que "podría haber una reforma" que contuviera esa posibilidad. "Si hubiera reforma y reelección con amplio consenso, que no está demasiado lejos, me gustaría ir por eso. Lo voy a intentar; para mí es un enorme desafío. Si hay una segunda oportunidad, excelente. Para mí, sería un honor", aseveró.

Este martes, después de presidir en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno un acto para presentar los resultados del trabajo anual del Registro Único Provincial de Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga), el mandatario habló con la prensa y volvió a referirse al tema.

—¿Tiene pensado ir por la reelección en 2019? -lo consultó un colega.

—No no. La Constitución no me lo permite.

—Pero esa Constitución se puede reformar. ¿O no?

—Nosotros hemos venido planteando el tema de la reforma pero no vinculado con la reelección sino con los cambios que hay que hacer en la letra de la Constitución de la provincia para aggiornarla a los cambios que se han producido en otros lugares del país, también en la Constitución Nacional y con perspectiva de futuro, para incorporar nuevos derechos como al ambiente, el agua, los niños y niñas, los adultos mayores... Incorporar el funcionamiento del nuevo sistema penal para evitar estas discusiones que se han suscitado recientemente entre la Legislatura y el Ministerio Público de la Acusación, entre otros muchos cambios que son indispensables y que constituyen el objetivo de promover una reforma. Obviamente que si se promueve un proceso, si hay consenso en todos estos temas, probablemente también se incorpore el de los mandatos tanto del Ejecutivo como de los legisladores. Pero eso de ninguna manera abre la posibilidad de una reelección.

—¿Usted está a favor de que haya una reelección? -lo consultaron.

—Estoy a favor de que haya uniformidad en los procesos de reelección o duración de los mandatos porque no pareciera lógico que mientras en un país donde todos los mandatos duran normalmente ocho años -incluyendo una reelección posible-, en Santa Fe los mandatos sean con reelección indefinida, sin límites, y sólo el gobernador tenga cuatro años (sin reelección). Eso no es lógico. Pero éste es un aspecto más de todos los otros que uno quiere discutir en una reforma.

—Usted dijo: "No estamos tan lejos de esos consensos". ¿Es así?¿Se pudo avanzar desde el punto de vista político?

—Y... en política nunca se está demasiado lejos ni demasiado cerca. Hay conversaciones, hay diálogo; obviamente, los contextos políticos influyen para bien o para mal. Y los contextos políticos en Argentina son muy dinámicos. No tanto los de Santa Fe, donde hay más estabilidad política, pero a veces nos cruzan las situaciones que se dan a nivel nacional. Y no hay ninguna duda que lo que ha ocurrido con el debate por la ley previsional de alguna manera alteró un poco los ánimos de la política nacional; eso influye un poco también en la política de Santa Fe. Pero bueno, lo vamos a seguir conversando. Tenemos el verano: enero y febrero. Creo que son buenos meses para alternar el descanso y el diálogo a fin de lograr acuerdos.

—¿Cómo califica la relación con el presidente hoy por hoy?

—La relación ha sido en el último año buena, de contacto permanente; obviamente que hay temas en los que coincidimos y otros en los que no, pero la relación es buena, y trataremos de mantenerla en 2018.

—¿Qué pasa con el pacto fiscal si la Legislatura no lo aprueba?

—El pacto fiscal prevé ventajas para la provincia e implica compromisos también. Si no se aprueba, pierde valor ese documento. Perderíamos muchos recursos porque la compensación que establece Nación, la coparticipación del impuesto al revalúo de activos, la cobertura de parte del déficit previsional, la distribución del Fondo Sojero, todo eso está condicionado a la aprobación. Sería negativo para la provincia perder miles de millones de pesos. También perdería valor el compromiso de Nación de pagar la deuda antes del 31 de marzo.