Menu

Municipalidad de Santa Fe

Desplazan a dos jefes de la PFA

  • Escrito por Prensa

policia2

Pasaron a disponibilidad por su responsabilidad funcional como superiores del titular de la delegación Santa Fe de la PFA, Marcelo Lepwalts, detenido el jueves junto a otros seis policías.

El jefe de la Región Centro de la Policía Federal Argentina, Guillermo Guardia, y el titular de la delegación Rosario, Gustavo Ghiglione, fueron pasados a disponibilidad tras la detención de seis miembros de esa fuerza en Santa Fe por presunta connivencia con narcos, informaron fuentes oficiales.

Los jefes policiales quedaron en disponibilidad por su responsabilidad funcional como superiores del titular de la delegación Santa Fe de la PFA, Marcelo Lepwalts, detenido el jueves junto a otros seis policías.

Según voceros de la fuerza, la decisión de apartarlos provisoriamente de sus cargos está relacionado a una investigación interna iniciada para analizar sus responsabilidades como superior de Lepwalts.

Aclararon que Guardia –radicado en Córdoba- y Ghiglione no son investigados en la causa por presunta connivencia con narcotraficantes en la ciudad de Santa Fe, sino que se estudia posibles fallas en los controles internos de la fuerza.

En tanto, el jefe de Santa Fe, Lepwalts, y cinco subordinados fueron indagados ayer por la Justicia Federal santafesina tras ser detenidos el jueves por el propio jefe de la fuerza, Néstor Roncaglia.

Uno de los fiscales de la causa, Walter Rodríguez, explicó que en uno de los casos investigados se les achaca a los policías haber "negociado" con un presunto narco detenido mejoras procesales.

"A una persona que estábamos investigando la pararon en un control policial, le encontraron cierta cantidad de droga y nos llegó la información de que los policías habían negociado con el imputado distintos aspectos para mejorar su situación procesal", dijo el fiscal Rodríguez a medios santafesinos.

Y explicó que esas condiciones tenían que ver con "llevar el hecho a un delito de tenencia simple de estupefacientes", es decir, reducir la cantidad de droga secuestrada y la devolución de un aparato telefónico.

Al momento de la detención de los imputados, los policías que realizaron el procedimiento encontraron 88 bochitas de cocaína en el baño de la delegación Santa Fe de la PFA y no estaban identificadas en ninguna causa.