Menu

Municipalidad de Santa Fe

Inseguridad y descontrol en barrio Siete Jefes

  • Escrito por El Litoral

comisarias

Un ladrón cayó herido al patio de una vivienda. A su vez hubo varios robos en otros inmuebles.

Lunes, a la 1 de la madrugada. Un policía golpea con insistencia en la puerta de una vivienda de barrio Siete Jefes. Cuando es atendido lanza el siguiente mensaje: "Hay una persona que grita pidiendo auxilio. Y nos parece que esos gritos vienen del patio de su casa...".

Quien escuchó semejante frase es Sandra, una vecina que vive en Siete Jefes al 3800, en un barrio que parece estar a merced de la delincuencia.

* "Nosotros estábamos durmiendo y no habíamos sentido nada. Después de que la policía nos dice eso, me asomo al patio y veo un joven que estaba caído en el suelo y todo lastimado. Lo que había pasado es que este joven había entrado a mi casa con fines de robo. Vino por los techos vecinos, caminó por mi tapial y al desprenderse un pedazo de mampostería se cayó. Y se lastimó con los 'pinches' que habíamos colocado por seguridad", dijo en diálogo con El Litoral.

Aún conmocionada por lo ocurrido, la mujer agregó que "después el ladrón quiso escaparse; intentó trepar el tapial pero se volvió a caer. Estaba muy herido. La situación fue tremenda, porque esto era un reguero de sangre. Además el muchacho gritaba porque se estaba desangrando, tenía heridas importantes.

En el medio se descartó de algo de ropa y un cuchillo. La policía lo detuvo mientras que otro cómplice se escapó por el garaje de una vecina".

Más adelante Sandra comentó otro mal momento que vivió en la seccional 3a. "Fuimos a hacer la denuncia pero no la tomaron, porque tenían otros casos más graves que atender, según dijeron. Nos explicaron que nos iban a llamar pero hasta ahora estamos esperando.

Por último sostuvo que "en este barrio estamos muy desprotegidos. Ya no podemos vivir tranquilos. Sentimos ruidos en los techos. Pasamos de 10 gendarmes que caminaban por las calles, a la nada. Me parece que la delincuencia está tomando nota de eso", culminó.

Situación complicada

En sintonía con lo anterior se expresó Sebastián, quien está al frente de un comercio del barrio.

"Acá la situación es complicada. No hay presencia policial y eso ayuda a que los 'muchachos' salgan a hacer de las suyas. Han ocurrido muchos hechos en casas de familia y con gente que anda caminando por la calle".

"Esto es consecuencia de que la policía se retiró del barrio. Antes uno veía a los uniformados caminando y ahora brillan por su ausencia. Han ocurrido muchos robos de gente que está esperando el colectivo", dijo.