Menu

Municipalidad de Santa Fe

Un taxista asaltado vivió una noche insólita en barrio Guadalupe Oeste

  • Escrito por Uno

taxi
Un "pasajero" le robó, bajó del auto y entró a su casa. Compañeros del chofer llegaron para ayudar. La policía demoró en actuar

En la medianoche de ayer, el chofer de taxi Martín Rojas tomaba su último pasaje en la zona de Aristóbulo del Valle y Galicia. Nunca imaginó que el muchacho "bien vestido" que subió a su auto le iba a terminar robando el poco dinero que tenía en la billetera; y mucho menos que el destino del viaje con fines delictivos sería la casa del delincuente.

El "pasajero" le dijo que se dirigía a Pasaje Koch al 1000 en Guadalupe Oeste. Cuando estaban por llegar a destino, tan solo unos metros antes donde se encuentra el cruce de la vía a la altura de calle Avellaneda, amenazó al chofer y le pidió la recaudación. Este no se resistió y le entregó el dinero que tenía.

Rojas pensó que el ladrón iba a escapar por los terrenos ferroviarios, pero no fue así. Lo vio entrar a la dirección que le había indicado en el inicio del pasaje.

Asombrado por la insólita situación se encontró con un compañero que estaba en la estación de servicio de la esquina de Pasaje Koch y General Paz.

En minutos fueron varios los taxis que se convocaron en el lugar y detrás la policía, que según contó Rojas, había sido llamada desde de la vivienda a la que ingresó el ladrón.

El mundo al revés

En el lugar se vivieron momentos de tensión entre los tacheros que reclamaban la detención del joven y la devolución del dinero, y la policía que resguardaba la vivienda.

Rojas hizo la denuncia en la Seccional 8ª de policía, ubicada a tan solo una cuadra y media del lugar. Para ese entonces el reloj marcaba la una de la madrugada y pasaje Koch al 1.000 estaba cortada por una importante cantidad de taxis y patrulleros apostados en el lugar.

"Los policías no lo detenían y me decían que esperaban la orden de la fiscal. Alguien me dio el número de la fiscal en turno y cuando la llamé me dijo que no estaba al tanto de nada y que me estaba mintiendo la policía", contó Rojas en una entrevista que brindó a Radio EME 96.3.

A su vez, los taxistas denunciaron que el padre del joven ladrón es un policía en actividad y que su madre es jubilada de la fuerza.

Los taxistas no se movieron del frente de la casa del delincuente hasta que pasadas las 3 de la madrugada la policía se lo llevó detenido.