Menu

"No le tengo miedo a ningún juez pistolero, mafioso ni extorsionador"

  • Escrito por El litoral

La Presidenta pidió a los funcionarios de su gobierno "atacados" que no lo vivan como una "humillación" sino "como un premio".

La presidenta Cristina Fernández calificó hoy de "dispositivos antidemocráticos" las denuncias contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en relación al triple crimen de General Rodríguez, y advirtió que no le tiene miedo a "ningún juez pistolero, mafioso ni extorsionador", a cuatro días de las PASO y en un acto que se convirtió en el 31 transmitido por cadena nacional en lo que va del 2015.

"Antes, había grupos de tareas que iban contra militantes, contra empresarios. Ahora, como ya cayó la doctrina de seguridad nacional y cayó el muro de Berlín, se conforman con un trípode, denuncia mediática, anclaje político y el Poder judicial articulando, todo creando un clima para la campaña", denunció.

Durante un acto en la Casa Rosada, la jefa de Estado pidió hoy a los funcionarios de su gobierno que consideró "atacados" que no lo vivan como una "humillación" sino "como un premio, una condecoración o una cucarda" y subrayó que los "manejables" y "apretables" estarán "eternamente protegidos".

A cuatro días de las PASO, la Presidenta hizo una enfática defensa del jefe de Gabinete y precandidato a gobernador bonaerense que fue vinculado al triple crimen de General Rodríguez por dos condenados por el tráfico de efedrina y adjudicó esas acusaciones a "dispositivos antidemocráticos" que son "un modus operandi en la región".

Fernández sostuvo que la casa de la diputada y precandidata presidencial de Cambiemos Elisa Carrió era "casi un aguantadero", tras recordar que allí se grabó la entrevista a José Luis Salerno, acusado en la causa de la efedrina. "Yo no metería jamás en mi casa a un procesado por narcotráfico; si lo meto, me meten presa a mí también. Pero bueno... allí se filmó la denuncia", se quejó la mandataria.

Al respecto, la propia Carrió salió enseguida a retrucar a la mandataria: "La señora Presidente se equivoca: yo nunca traje a mi casa a Aníbal Fernández ni lo nombré Jefe de Gabinete".

La Presidenta también cuestionó el reportaje a Martín Lanatta desde la cárcel, al recalcar: "Se filmó...un preso condenado a prisión perpetua. Hay una clara intención electoralista y para perjudicar".

También embistió sin nombrarlo contra el juez Claudio Bonadio, que allanó esta semana las oficinas de la inmobiliaria familiar en Santa Cruz: "Acá estoy sin fueros porque no le tengo miedo a ningún juez pistolero, mafioso ni extorsionador". "La única absolución que yo necesito y quiero es la de la historia y el pueblo", completó la Jefa de Estado.

De paso, la Presidenta cuestionó a quienes planteaban que buscaría una postulación al Parlasur para asegurarse fueros después de terminado su mandato el 10 de diciembre: "Acá está Cristina, que no es candidata a nada, y todos los que lo denunciaban, son candidatos ininterrumpidamente".

Finalmente, la mandataria les pidió a los funcionarios de su gobierno que consideró "atacados" que ello no lo vivan como una "humillación" sino "como un premio, una condecoración o una cucarda". "Cuando te atacan los que solamente les interesa sus propios intereses; los que callaron los crímenes de la dictadura; los que se llenaron de plata a costa de los jubilados; los que no pueden explicar por qué tienen fondos en paraísos fiscales y por qué los jueces que tienen denuncias no hacen nada, es porque no te pueden manejar", afirmó.

En un acto difundido por cadena nacional, la 31 en lo que va del año, la Presidenta sostuvo que los "manejables" y "apretables" estarán "eternamente protegidos", y repitió a sus colaboradores que busquen solo el "reconocimiento" del pueblo porque, "lo demás, es puro cuento".