Menu

Municipalidad de Santa Fe

"Nos avisan de las detenciones 6 horas después"

  • Escrito por Porsantafe


Gabriel Ganón, defensor público provincial, alertó que, en promedio, el tiempo que pasa hasta que la policía da aviso al defensor de turno es de 6 horas.

En promedio, cuando se produce una detención, transcurre un lapso de seis horas hasta que los defensores públicos son informados por los agentes de la policía provincial que hay una persona detenida. Y ese recorte de tiempo, ciego para quienes deben ejercer el derecho de defensa de los ajusticiables, no es el peor escenario. El defensor público provincial, Gabriel Ganón, aseguró además, que en los casos de aprehensiones por averiguación de antecedentes y cuando los fiscales no avanzan con una imputación, ni siquiera son notificados.

Para el jefe del servicio público de defensa, la vulneración de derechos en el momento de la detención es una irregularidad que se volvió una constante. "La policía no nos notifica y los fiscales tampoco y eso significa una vulneración de derechos que a veces llega hasta la pérdida de la vida, como el caso de Franco Casco (el adolescente detenido en Rosario el 6 de octubre pasado, privado de libertad en la comisaría 7ª y se desconoció su paradero hasta el 30 de ese mes, cuando fue encontrado sin vida en el río Paraná). Esto ocurre a pesar de que hay una directiva del Ministerio de Seguridad, que ordena a la policía que se nos notifique en tiempo y forma para poder prever este tipo de situaciones", expresó el funcionario.

-¿Cuánto tiempo tardan en promedio en ser notificados los defensores de una aprehensión?
-Depende de los casos, porque las únicas detenciones que nos notifican -en un plazo de más o menos seis horas- son aquellas aprensiones que los fiscales convierten en detención, en las que se va a realizar oportunamente la audiencia imputativa contra la persona privada de la libertad. Sino, las otras aprehensiones que a veces terminan con liberaciones no se nos notifica y esto daña gravemente los derechos de esas personas. Hubo otro caso similar en Venado Tuerto, el muchacho estuvo detenido 12 horas, y apareció muerto en la celda (en referencia al caso de Sergio Loza, de 19 años). En ninguno de los dos casos, los defensores habíamos sido notificados. "Mientras tanto, nosotros ya hicimos las denuncias sobre estos hechos y sobre los funcionarios que no cumplieron con las órdenes del Ministerio de Seguridad. Hay investigaciones en marcha, y les vamos a hacer un seguimiento. Pero al día de hoy el personal involucrado en la muerte de Franco Casco sigue prestando funciones en la policía provincial. Entre las irregularidades gravísimas que hemos detectado en ese caso es que existe una planilla mal fechada, porque Franco desaparece en octubre y tiene fecha de abril, en la cual figura una firma que dice «Yo», y no consigna ningún tipo de datos".

-En las audiencias imputativas siempre los defensores plantean una queja de inconstitucionalidad por las detenciones ordenadas por los fiscales...
-Sí, ese es un planteo que nosotros vamos a continuar haciendo. Es una objeción muy puntual pero muy importante. Nosotros creemos que es inconstitucional que los fiscales puedan disponer la detención de una persona. Creemos que si quieren que una aprehensión se convierta en detención debe ser la decisión de un juez.

-¿Cuál es el balance que hacen del primer año de la reforma procesal penal?
-Durante todo este año la defensa pública pudo funcionar razonablemente bien por el esfuerzo del poco personal con el que cuenta la Defensoría. Tuvimos que lidiar con toda una serie de obstáculos y restricciones a los que nos sometieron -a pesar de la declamada autonomía- tanto la Corte Suprema de Justicia de la provincia como el Poder Ejecutivo. Todavía falta la finalización de nombramientos que están trabados desde hace casi dos años. Ese es un poco el balance general. Ahora, respecto de las cuestiones de fondo, se habló mucho de las mejoras en la cantidad de fallos y en la velocidad del nuevo sistema para dar respuestas pero no se analizó seriamente la calidad de esas resoluciones. Me parece que hay que poner de relieve que la gama y tipo de casos que tanto se proclama, como una mejora en la calidad del servicio de justicia, no es tal. Un informe de Naciones Unidos marca como característico de los países con una tasa muy alta de homicidios, una tasa muy baja de sanción de esos homicidios. Esto genera un efecto que Rene Girard denomina Venganza Esencial, que ocurre cuando las personas ya no creen en el monopolio de la violencia legítima del Estado y en consecuencia se apropian de la violencia y la ejercen de manera privada. Estos índices de baja tasa de esclarecimiento y sanción de los homicidios son similares en varios países de América Central, que tienen Estados de derecho sumamente débiles.

-¿En qué momento de la investigación cree que se producen las fallas más graves?
-Nosotros creemos que las cosas siguen funcionando de la misma manera, que los casos que se siguen tratando y resolviendo son los casos más simples. Pero, además, si todavía está en funciones un juez como Vienna (el rosarino Juan Carlos Vienna), que fue fotografiado en una pelea de boxeo acompañado de una persona vinculada al narcotráfico y padre de un reconocido narcotraficante, y que también fue filmado cuando apretaba a un acusado para que cambie de abogado, se le está haciendo mucho mal a la credibilidad de la administración de justicia.