Menu

Bonfatti aseguró que "ninguna provincia transformó la policía como lo hizo Santa Fe"

  • Escrito por La Capital

 

El gobernador reveló que, más allá de los problemas de inseguridad que hay en la provincia, su gestión tiene "el 60 por ciento de imagen positiva".

 

Sin reelección, la situación del gobernador Antonio Bonfatti de cara al 2015 no tiene otro peso que el de la valoración social de su gestión como aporte a quien resulte el candidato a sucederlo en el Frente Progresista. Al respecto se dice contento por las encuestas que miden sus actos de gobierno y parece confiar que alcancen para contrarrestar los déficits en los que ha tenido los cimbronazos menos deseados.

Se niega a confirmar si compulsará el año que viene por una banca de senador nacional y se esfuerza por mostrarse ensimismado en los requerimientos de gobierno, y les sale al cruce a las acusaciones sobre el avance del narcotráfico en la provincia al resaltar que ninguna provincia ha transformado la policía como lo hizo Santa Fe, a la que consideró "un ejemplo" en la lucha contra la violencia.

—¿Comenzó la campaña electoral para el 2015?

—Muchos ya han expresado sus candidaturas, meses antes comienzan los movimientos en los partidos políticos. Es natural a esta altura del año.

—¿Quiso alguna vez que el candidato a gobernador del socialismo fuese un ministro suyo?

—Nunca, porque en el socialismo las decisiones se toman en el congreso partidario.

—Lifschitz quería suceder a Binner, sin embargo el sucesor fue usted, su ministro de confianza. ¿La idea fue un interregno para el retorno de Binner pero en el ínterin surgió la opción nacional?

—Suposiciones se pueden hacer muchas... pero como partido siempre hemos valorado nuestra conducción, la junta ejecutiva provincial, que propone las candidaturas al congreso. El resto son especulaciones periodísticas o de aquellos que creen que la política se hace de dimes y diretes de los análisis.

—Gobernador, la política tiene dimes y diretes...

—Sí, y analistas que a veces sólo interpretan los gestos o los rasgos superficiales de los hechos. Nuestras decisiones electorales se toman en un cuerpo colectivo.

—Pero ello no obsta que sectores o personas expresen sus aspiraciones sectoriales o individuales.

—Claro; pero al momento de la decisión debe preservar el debate y el consenso orgánico, donde lo que prevalezca sea el proyecto globalizador que incluya a todos.

—¿Ahora están encolumnados con Lifschitz?

—El partido no ha tomado decisión al respecto. Ahora, que Miguel crea que puede ser el candidato, algo en lo que por sus antecedentes coincido, no quiere decir que cerremos esto, porque si no hay acuerdo están las Paso.

—¿O sea que puede haber más de un candidato socialista?

—Ya ha habido expresiones al respecto. Todo el mundo tiene derecho a ser candidato.

—¿Me está hablando de Rubén Giustiniani?

—Cualquier miembro del partido puede postularse.

—¿Usted qué piensa sobre las candidaturas?

—Que es el congreso el que debe definirlas.

—¿Pero a título personal?

—Espero que Miguel (Lifschitz) sea el candidato, y voy a trabajar por ello. Tiene sobrada trayectoria y tengo confianza de que será el próximo gobernador.

—¿Esperaban que el radical Mario Barletta les volviera a dar batalla electoral en el Frente Progresista?

—Tiene todo el derecho a hacerlo. De cualquier manera, usted me habrá escuchado en la anterior campaña, cuando fui candidato a gobernador, que lo mejor es encontrar un acuerdo político para todas las categorías electorales.

—¿La confrontación entre Lifschitz y Barletta en las Paso del Frente Progresista será un plebiscito para su gestión en un universo social afín al oficialismo?

—No. El plebiscito de la gestión se hace en la calle todos los días y no en las Paso. En lo que nos dice la gente de lo que estamos avanzando con tantas obras y tantos proyectos, porque si el Frente Progresista ha establecido algo, es un programa de gobierno. Y ese programa es el plan estratégico de la provincia. Hemos logrado consensos interesantísimos entre el Estado y la sociedad civil en 354 proyectos, que son los que estamos llevando adelante.

—¿Ese plebiscito cotidiano es favorable al gobierno?

—Entiendo que estamos cumpliendo con lo que propusimos. Iniciamos la semana con una reunión en la que analizamos llegar con energía eléctrica hasta El Nochero y que todo el noroeste pueda tener su planta desmontadora para que el algodón sea una empresa de mayor desarrollo..., además de los grandes proyectos, como es la salud, con los hospitales en construcción, los acueductos en marcha...

—¿Qué números les dan las mediciones de su gestión?

—Que estamos alrededor del 60 por ciento de imagen positiva.

—En la campaña le van a subrayar que hay problemas de inseguridad y de narcotráfico...

—Sí, lo sabemos.

—¿Y qué responde?

—Que fuimos los primeros que pusimos ese tema sobre la mesa. Cuando asumí como gobernador planteé el tema de la necesidad de convivencia y de encontrar paz entre los santafesinos, y entre los argentinos. La violencia se aborda desde eliminar la pobreza y las inequidades tanto como dando igualdad de oportunidades a niños y jóvenes. Se aborda desde el primer trabajo, la vivienda y de transformar la Justicia, y en esto somos un ejemplo en el país. También con una transformación de la policía, que estamos haciendo, y lo invito a que me diga en qué provincia hay una transformación de una policía. En ninguna, sólo en Santa Fe.

—La detención del ex jefe de la policía Hugo Togniolli, acusado de connivencia con el narcotráfico, fue un golpe para su gobierno.

—Que el jefe de la policía esté complicado en un caso de drogas no es un hecho menor. Pero sigo esperando el veredicto de la Justicia. Yo no acuso ni defiendo.

—¿No teme que el caso de los mellizos desaparecidos en Casilda pueda resultar parecido al de Togniolli?

—En primer lugar, mi mayor respecto a la trayectoria de la hermana Pelloni, pero que en este caso el tiempo va a demostrar que se apresura a hacer denuncias. Dejemos actuar a la Justicia. El jefe de los fiscales de la región Rosario hace algunos días fue muy concluyente. Se acusa a personas, pero no hay denuncias en la Justicia. Entonces, esperemos a que la Justicia actúe. Yo quisiera decir un montón de cosas sobre este caso, pero soy el gobernador y respeto la independencia de poderes.

—Si el embarazo existió y los niños nacieron, deben aparecer.

—No tenga duda; vamos a ver cómo se resuelve el caso.

—¿Solamente la Justicia los busca, no debe hacerlo la provincia también?

—La policía los busca desde el primer día, pero no olvidemos que estamos dentro del sistema penal en el que la policía es un auxiliar. La que da las directivas es la Justicia. Las TOE han trabajado, el Centro de Asistencia Judicial a la Víctima, en dos oportunidades; la Defensoría del Niño estuvo indagando y pusimos a disposición de los fiscales los hospitales y el servicio de salud pública.

—¿Qué me dice del escándalo en Rosario respecto a que desde la pagina web del hijo de un (hoy ex) funcionario municipal se habría incentivado la prostitución?

—Que el responsable de esa página responda ante la Justicia y sea sancionado si es que le corresponde. En cuanto al coordinador de Gabinete de la Municipalidad de Rosario, por ética, correspondía su renuncia. Si no lo hizo, se lo pidió la intendente. Ahora, tampoco hagamos cargo a los padres de las acciones de los hijos, salvo que tenga que ver, y eso debe determinarlo también la Justicia.

—Con la presidenta se lo ve más distendido...

—El cambio del jefe de Gabinete significó un antes y un después en la relación. Se nos habilitó poder charlar con otros ministros. Hoy hay diálogo.

—¿Va a ser candidato a senador nacional en 2015?

—Primero dirimiremos dentro del partido si tengo que ocupar algún cargo y luego lo someteremos a elección.