Menu

Municipalidad de Santa Fe

Caso Stefanini: vínculos con el triple crimen de la efedrina

  • Escrito por La Nación

A un mes de su desaparición, en Vicente López, se supo que el empresario cambiaba cheques en las mismas financieras que Sebastián Forza

En el ambiente financiero que mueve importantes sumas de dinero mediante el descuento de cheques y el cambio de dólares operan no más de treinta personas. En ese reducido mundo de las cooperativas de crédito y las mutuales en las que se depositan documentos para no pagar el impuesto al cheque todos los operadores se conocen. Allí, el nombre de Damián Stefanini no era desconocido. Aunque por ahora ninguno de esos financistas con los que él cambiaba cheques y compraba y vendía dinero aportó algún dato concreto que permitiera dar con Stefanini, desaparecido el 17 de octubre pasado en Vicente López.

Al menos dos de esos financistas que operan fuera del circuito bancario con los que Stefanini cambiaba cheques aparecieron mencionados y fueron investigados por el triple homicidio ocurrido en General Rodríguez, en agosto de 2008, vinculado con el tráfico de efedrina.

Tras un mes de investigación, la principal hipótesis de la pesquisa apunta a que Stefanini no fue secuestrado y a que desapareció en contra de su voluntad. El móvil de la desaparición estaría relacionado con una venganza por una deuda de casi cuatro millones de dólares que no pagó. La familia siempre negó la existencia de esa deuda.

En el avance de esa línea de investigación surgió que tanto Stefanini como Sebastián Forza, una de las víctimas del triple crimen, cambiaban cheques en las financieras que pertenecen a estos dos empresarios, en Sarmiento al 700 y al 500, según consta en una serie de documentos a los que tuvo acceso LA NACION. En 2008, Forza apareció asesinado de diez tiros en un zanjón de General Rodríguez. Seis años después, Stefanini desapareció sin dejar rastros.

En al menos tres declaraciones testimoniales incorporadas en la investigación por el triple asesinato figura el nombre de uno ellos. Debido a que nunca fue acusado formalmente, la identidad de este empresario se mantendrá en reserva. Pero resulta llamativo que su nombre aparezca mencionado otra vez en una causa en la que se investiga la desaparición de un hombre.

Durante la investigación del triple crimen en General Rodríguez declaró como testigo un empleado de la financiera de Sarmiento al 700; reconoció que Forza cambiaba cheques de su droguería Seacamp.

"Pero en un momento los dueños de la financiera no quisieron recibir más cheques a nombre de Forza o de Seacamp; todo esto fue aproximadamente en marzo o abril de 2007", expresó ese testigo.

Hace dos semanas, el nombre de uno de los dueños de esa financiera apareció en la investigación por la desaparición de Stefanini, ya que le reclamaba una millonaria deuda. Aparentemente molesto por la actitud de Stefanini, que lo evadía, antes de su desaparición habría dicho en su entorno: "Con mi plata no se va a divertir".

Allegados a Stefanini negaron que el empresario desaparecido tuviera deudas millonarias y afirmaron que esa amenaza nunca existió. Pero del hecho de que Stefanini circulaba a bordo de un Audi S4 blindado se deduce que tenía miedo.

Dentro de ese auto la policía secuestró las chequeras del empresario y una tablet. Debajo del asiento del conductor fue encontrada la billetera con el registro de conducir y el DNI de Stefanini. El vehículo apareció a una cuadra y media de la oficina de su contador, quien admitió que había hablado por teléfono con el empresario, pero que el encuentro que tenían pautado nunca se concretó.

Con respecto al auto que apareció abandonado dos días después de la desaparición en Roca 2350, Florida, trascendió que lo había comprado en una agencia y que uno de los dueños anteriores tenía como domicilio comercial el mismo edificio de Puerto Madero donde funcionaba la financiera "La Rosadita", involucrada en varios escándalos de corrupción que salpican a funcionarios del gobierno nacional.

Si bien fuentes policiales mencionaron la existencia de un boleto de compraventa del Audi en el que figuran los nombres de Stefanini y de un gerente de "La Rosadita", aún no se incorporó a la causa el informe de dominio del Registro de la Propiedad Automotor que certifique la identidad del anterior titular.

Con respecto a la investigación, hasta el momento se sabe que el día en que desapareció, Stefanini fue al astillero Klase A, en San Fernando y a una guardería náutica cercana, donde supervisó la construcción de su barco. Aunque no figura a su nombre, en la guardería los testigos consultados por la policía lo identificaron como el propietario.

Existe otra embarcación que también pertenecería a Stefanini, pero no hay ningún documento que certifique esta presunción.

Hasta el momento se determinó que la única actividad reconocida con documentos a la que se dedicaba Stefanini era el ploteo de logotipos publicitarios en mesas, sillas y sombrillas. Aunque algunos integrantes de la familia, a medida que avanzó la pesquisa, habrían reconocido que también cambiaba cheques.

Se sabe que el día en que desapareció, tras salir del astillero, Stefanini pasó por Rincón de Milberg. A las 10.45 realizó la última llamada telefónica. Se concretó a través de la antena situada en Mitre y Melo, Florida. El interlocutor de Stefanini declaró ante la Justicia y no mencionó nada fuera de lo normal en el tono de voz del empresario.

A esa hora, la cámara de seguridad de una estación de servicio cercana registró la llegada del Audi de Stefanini. En el bar del lugar se reunió con alguien que le debía dinero. A las 11.18, la misma cámara grabó el momento en que partió el Audi. Aunque en ninguna de estas imágenes se pudo ver el rostro de Stefanini, los investigadores creen que él conducía el Audi porque dos testigos ratificaron la existencia de la charla telefónica y de la reunión.

A las 11.23, el paso del Audi fue grabado por la cámara instalada a una cuadra y media del lugar en el que fue abandonado, en Roca 2350, a 50 metros del cruce con las vías del ex Ferrocarril Mitre.

Tres minutos después, el teléfono celular de Stefanini dejó de emitir señales. El rastro de Stefanini se perdió a pocos metros de la casa de su contador. Allí, a la misma hora, dejó de funcionar el celular. Todos los rastros se perdieron en una cuadra donde la única cámara de seguridad no funcionaba.
Pedido de información

En coincidencia con el mes de la desaparición de Damián Stefanini, la familia del empresario de 45 años habilitó un número de teléfono para que todo aquel que tenga alguna información relevante pueda aportarla de forma gratuita y anónima. El número es el 0800-555-5065. Además de eso, está vigente en Facebook el perfil "Buscamos a Damián Stefanini", donde también se reciben datos de interés para la causa.
Un misterio aún sin resolver

Damián Stefanini

Empresario

45 años

Casado y con una hija de seis meses, desapareció el 17 de octubre en Florida. Su auto apareció a una cuadra de la oficina de su contador. Los investigadores creen que el caso está relacionado con una deuda millonaria que tenía con un financista.