Menu

Hasta los gremios kirchneristas piden un bono de fin de año

  • Escrito por El litoral


El secretario de la CTA, Hugo Yasky, dijo que el salario va a perder este año un 5 por ciento del poder adquisitivo. Un informe de la CGT disidente indica que la caída del salario real alcanzó los 12 puntos.

El titular de la CTA oficialista, Hugo Yasky, reconoció hoy que el salario perdería este 2014 un cinco por ciento de su poder adquisitivo frente al avance más acelerado de la inflación, e insistió en reclamar un bono de fin de año por considerarlo "absolutamente justo".

El dirigente sindical admitió que "es el primer año" desde el inicio del gobierno kirchnerista "en el que efectivamente los salarios van a quedar por debajo" del aumento de precios, y afirmó que "cuando uno habla de inflación, una diferencia de cinco puntos es mucha".

Yasky precisó que "reclamamos para final de año una cifra extraordinaria que permita paliar esta situación hasta tanto podamos iniciar la discusión de paritarias de 2015", en la cual, dijo, "vamos a tener que ir con números que permitan recuperar la pérdida".

Respecto del bono, indicó que "presentamos el pedido. Esta semana vamos a tener las primeras reuniones en el Ministerio de Trabajo. Es un tema que, a pesar de que el gobierno, a través de (el secretario de Comercio Augusto) Costa o a través de (el jefe de Gabinete, Jorge) Capitanich, haya planteado en principio una negativa, se tiene que discutir y resolver positivamente".

"Vamos a insistir porque creemos que es absolutamente justo el planteo y necesario para devolverle poder de compra a los salarios y generar condiciones que permitan gambetear esta situación recesiva", prosiguió.

Yasky dijo que 'la inflación, quizá en el año, se acerque al 35 por ciento y el promedio de las paritarias es de 30 puntos. Habría una pérdida importante".

Por otra parte, aseveró que "no hay ningún elemento objetivo" para avalar un estudio de la CGT disidente según el cual se registró una pérdida del poder adquisitivo del salario cercana al 12 por ciento anual, al sostener que, en ese caso, "estaríamos en una situación de retroceso catastrófico. Son cifras que no son serias".

"Hay que hablar con objetividad, no se pueden inventar. Una caída del salario de doce puntos no existe, sería catastrófico. Y una inflación del 40 por ciento tampoco. No se trata de revolear puntos", opinó.

Ayer, el ex aliado de Yasky, Pablo Micheli, justificó hoy el reclamo de un bono salarial a fin de año al alegar que ese pedido es "lógico" ante un escenario de una inflación anual del 40 por ciento que superó la pauta de suba de sueldo acordada para 2014.

"La situación es bastante angustiante, particularmente en los trabajadores que tienen salarios más bajos y en el sector de los jubilados. Siempre para fin de año se ha reclamado la necesidad de una recomposición, mucho más en los últimos tiempos, y este año no va a ser la excepción", advirtió.

Y argumentó que "con una inflación de 40 por ciento que ha superado la pauta salarial acordada por la mayoría de los sindicatos, por lo cual estamos perdiendo poder adquisitivo ante esta situación, es lógico que estemos reclamando".

El fin de semana, el jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, aseguró que el reclamo de un bono salarial de fin de año "va a ser generalizado" porque la "inflación ya ha absorbido los aumentos" de sueldos.

Moyano sostuvo que "la mayoría de las organizaciones gremiales van a pedir el bonus, la CGT también".

En ese marco, Micheli ratificó la realización de una movilización a Plaza de Mayo para el 20 de noviembre en reclamo de un bono salarial de 4.000 pesos, "una recomposición de emergencia" para los jubilados, y que se exceptúe el medio aguinaldo del pago del impuesto a las Ganancias.

"Tres cuestiones que desde (Héctor) Recalde, que es diputado justicialista, hasta el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) (Héctor Méndez) han salido a dar opiniones respecto al tema, no que hayan dicho 'bueno, si mañana hay que pagarlo', pero que no veían mal el reclamo, excepto el oficialismo", señaló.

El gremialista opinó que "hay una unidad de criterio" de "casi todo" el sector sindical de la Argentina que hay que dar una recomposición a fin de este año.

Incluso, destacó que Antonio Calo mismo está diciendo que no cerró bien su parte salarial en el momento que firmaron el aumento para los metalúrgicos".

Micheli dijo que entre los reclamos de la movilización a Plaza de Mayo también figura la cuestión del trabajo en negro, al que consideró "un problema grave en nuestro país" porque el porcentaje es "altísimo" de empleo no registrado.