Menu

Municipalidad de Santa Fe

"Vamos a insistir en avanzar con la reforma sin especular", dijo Lifschitz

  • Escrito por Uno

El gobernador dio un discurso muy crítico contra quienes resisten los cambios y se mostró optimista de conseguir los votos para este miércoles darle media sanción al proyecto de necesidad de reforma de la Constitución. Lifschitz dijo que sería "la frutilla del postre".

A horas de que los diputados provinciales decidan si van a tratar o no el proyecto de necesidad de reforma de la Constitución, el gobernador Miguel Lifschitz dio un encendido discurso pidiendo el tratamiento de la iniciativa que busca reformar la carta magna santafesina.
Apuntando la mayor parte de sus cañones contra el peronismo y sus 24 años de gobierno en Santa Fe, el mandatario aseguró que los cambios llegaron con el Frente Progresista, a partir de 2007, y que "la frutilla del postre de los cambios es el cambio de todos los cambios: la reforma constitucional".
El Centro Cultural Provincial estaba colmado y el gobernador llegó a las 20.13 acompañado del presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Bonfatti. Ambos se sentaron en la primera fila junto al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, entre otras autoridades del gabinete y legisladores frentistas.

Derechos y críticas
En el acto habló un referente por cada partido que integra el Frente Progrecista Cívico y Social. La lista de oradores estuvo compuesta por Verónica Benas (Pares), Alicia Gutiérrez (SI), Ariel Bermudez (Creo), Gabriel Real (PDP), Rubén Galassi (PS), Julián Galdeano (UCR) y el cierre fue todo del gobernador.
Los primeros expositores hicieron hincapié en la necesidad de reformar la constitución para ampliar derechos, fortalecer el Estado y así ampliar la democracia. Se pidió por la paridad de género, salud sexual y reproductiva, respeto a la diversidad sexual, derechos ambientales, de los consumidores, de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores.

También argumentaron que con la reforma hay que garantizar que las empresas estatales y la Caja de Jubilaciones de la provincia queden en manos del Estado con rango constitucional para que "nadie borre esos derechos de un plumazo".
Las principales críticas de Galassi y de Galdeano estuvieron dirigidas a los diputados del justicialismo, aunque el socialista se encargó de hacer un rápido repaso por las políticas públicas que impulsó el Frente y marcó los contrastes con la gestión de Cambiemos a nivel nacional.
"De los que estuvieron 24 años y nos dejaron una provincia en ruinas no podemos esperar un cambio positivo para adelante. Y de los que están demostrando una actitud conservadora, antipopular y que se mostraron como lo nuevo, tampoco podemos esperar nada. Somos los progresistas los que con coherencia, compromiso, con lucha somos los que vamos a batallar mañana para tener una reforma de la Constitución", apuntó Galassi.

"Acá no hay pacto de olivos"
El gobernador hizo un discurso que en varios pasajes tuvo referencias electorales, casi sincerando un informal inicio de campaña para 2019. Allí fue donde criticó a los gobiernos anteriores al frente por demorar los cambios luego de una dictadura. "Los gobiernos anteriores fueron buenos alumnos de los años 90 y un claro ejemplo fueron los casos de la empresa de aguas y la escandalosa privatización del Banco Provincial que la justicia no se animó a destapar", acusó.
En ese marco fue que aseguró que los cambios llegaron a Santa Fe de la mano del Frente Progresista. Destacó los intentos reformistas de Hermes Binner y de Antonio Bonfatti y aseguró que desde el primer día de su mandato trabajó para poner en marcha el proceso de reforma durante su gestión.

Recordó las reuniones con los partidos políticos en 2016 y los foros y reuniones con especialistas y toda la gente que estuvo interesada en participar durante el año pasado. "Por respeto a la Legislatura se necesitaba un plenario donde todos puedan expresar su opinión", dijo en referencia a la sesión especial de este miércoles, a las 10.
A pesar de solo contar con 25 diputados que ya garantizaron que buscarán la reforma, el gobernador se mostró optimista en conseguir los votos que le faltan para llegar a las 34 voluntades que le permitirían darle media sanción al proyecto y pasar la discusión al Senado. "Vamos a insistir en avanzar con los cambios sin especular", aseguró y pidió que este miércoles se levanten las banderas del constitucionalismo de vanguardia como lo hicieron los progresistas desde el Siglo XIX.
"Habrá legisladores que prefieran ser socios del pasado y no protagonistas del futuro", dijo y agregó: "Pero si no conseguimos la reforma también ganamos. Abrimos un camino para que en el 2020 con el nuevo gobierno del Frente podamos lograrlo. Y esto nos hizo aprender que eso dependerá de nosotros y que tendremos que ganar más legisladores si queremos reforma".
Lifschitz insistió en la necesidad de contar con una Constitución transparente y destacó el proceso de construcción participativa de un proyecto constitucional que hubo en estos últimos años. "Acá no hay pacto de olivos, no hay núcleo de coincidencias básicas. Acá hay un proyecto abierto, democrático, plural para transformar la Constitución", aseguró.
Mañana empieza otra etapa, con nuevos desafíos. Pero mañana vamos a ser más fuertes porque vamos a estar del lado del futuro, de la historia, del lado progresista de la sociedad y no del lado conservador. Porque estamos del lado del pueblo que siempre quiere más y mejor democracia. Mañana vamos a ser coherentes con nuestra historia y podemos decir con orgullo que hicimos lo que prometimos: impulsar la reforma; y que lo seguiremos haciendo hasta lograr el objetivo.
"Me siento orgulloso de formar parte de este equipo que cambió a Santa Fe y que lo va a seguir cambiando por los próximos cuatro años. Con todos los santafesinos y las santafesinas de todas las ideas. Todos los que estén cansados de la vieja política. Con todos esos santafesinos vamos adelante, como en 2007, ni un paso atrás. El cambio continúa. Somos presente y somos el futuro de Santa Fe", finalizó en lo que pareció el cierre simbólico de una etapa o el inicio de una nueva, la campaña electoral de 2019.