Menu

Municipalidad de Santa Fe

Arrancó el paro de kiosqueros para la recarga de la SUBE

  • Escrito por El Litoral

sube1

La medida de fuerza se prolongará hasta el viernes, inclusive. Los comerciantes reclaman un mayor porcentaje de ganancia por prestar el servicio. En la primera jornada fue dispar el acatamiento.

Algunos usuarios del transporte urbano de colectivos en la ciudad se apuraron, este miércoles temprano, a cargar la Sube. Es que a partir del paro de 72 horas desde hoy, decretado a nivel nacional por parte de los kiosqueros que brindan el servicio, habrá inconvenientes para la recarga en las próximas horas.

En Santa Fe, la medida fue convocada por la Cámara de Polirrubros de Santa Fe y algunos locales independientes, desde esta mañana y hasta el viernes.

Los problemas con el sistema nacional Sube, no son nuevos. Desde que se implementó el plástico azul como único medio de pago del transporte público, hace dos años, los kiosqueros en Santa Fe se quejan de la baja rentabilidad del servicio, de la recurrente caída del sistema y de las dificultades para la carga del saldo, "a vender". Tal es así que aseguran que son varios los comercios que dejaron de cargar.

Actualmente, los puntos de carga de la tarjeta cobran (a la empresa de transporte) un 0,5 % del monto total. Los kiosqueros aseguran que están "trabajando a pérdida, ya que entre impuestos, pago del rollo de papel y de otros costos, la ganancia es cero". Todo ésto generó la medida de fuerza.

Por este motivo solicitan que la comisión ascienda a un 8 ó 10 % del total facturado. Así lo confirmó ayer Ricardo Mascheroni, vicepresidente de la Cámara de Polirrubros de Santa Fe.

Las alternativas para cargar la tarjeta

Poca ganancia y mucha inversión

En el kiosco "Don Isidro", de calle 9 de Julio y Primera Junta, no se adhirieron al paro hoy pero sí pudieron dar cuenta de los problemas que afrontan con el servicio.

Hoy cerca de las 9:30 ingresaron al local ubicado en pleno microcentro, por los menos cinco personas a cargar la tarjeta en pocos minutos. "Los problemas que tiene el sistema son muchos, el que se utilizaba antes era mucho mejor, éste funciona muy mal: se cae el sistema, demoran en acreditar los saldos y cuando se termina dejas a la gente que viene acá a tomarse el cole sin alternativa. Es incómodo y engorroso", precisó el empleado.

La baja rentabilidad del servicio es un punto recurrente. "Nosotros ponemos el papel para la recarga y es caro. El tema es que hay una empresa a nivel nacional que es la que tiene el sistema, pero nosotros somos los que laburamos y lo hacemos por tapitas", remarcó el empleado de kiosco Don Isidro.

En el Mega Kiosco "Los Angelitos", de 25 de Mayo y La Rioja, van unos 700 usuarios por día a cargar la Sube. Durante las primeras horas de la mañana el comercio vendió el crédito que le quedó de ayer y ya no iba a reponer saldo hasta el viernes, para adherirse a la medida.

"Creo que implementar un tarjeta que unifique el sistema, es una buena medida. Pero no contemplaron una parte importante, que somos los que prestamos el servicio. Además, hay lugares en los que le cobran uno o dos pesos al usuario por recarga y eso no está bien. Siempre paga los platos rotos el usuario, el laburante...", definió Luis Courault, propietario del comercio.

En "Los Angelitos" adquieren un promedio diario de 50 mil pesos para la recarga de tarjetas Sube. "De eso yo recibo el 1% de ganancia a los 10 días que termina el mes, es muy bajo. Nosotros hacemos frente a poner el servicio para la calle. A la gente se le da el tickect con el papel que pagamos nosotros, tenemos un promedio de 100 pesos de gasto por día. Yo no alcanzo a juntar el sueldo de un empleado, cuyo salario básico es de 15.500 pesos. No lo cubro", remarcó el comerciante.