Menu

Luego de la operación, Lifschitz estaría un mes sin poder pisar

  • Escrito por Uno

lifschitz14

Son los tiempos normales de recuperación que lleva una intervención en el tendón de Aquiles. Luego, seguirán los días de rehabilitación. El médico traumatólogo, Ricardo Aquino, indicó a UNO Santa Fe que la decisión de operar a un paciente se toma cuando el tendón se cortó o está a punto de cortarse.

El gobernador Miguel Lifschitz sufrió un accidente doméstico el sábado 13 de mayo y se le había diagnosticado un esguince de tobillo. Sin embargo, luego de unos estudios que se le realizaron al mandatario este lunes en Rosario el equipo médico que lo atendió en el Hospital Privado Rosario le cambió el diagnóstico por un corte en el tendón de Aquiles y le anunció que debía operarse.

Ante la novedad de la pronta intervención quirúrgica a la que deberá someterse el gobernador, UNO Santa Fe consultó al médico traumatólogo Ricardo Aquino para conocer cómo se realiza ese tipo de intervenciones, qué cuidados demanda y cómo puede afectar el desarrollo de las tareas que tiene un gobernador.

"No es necesario tener un golpe brusco o violento para que se corte el tendón de Aquiles", explicó a UNO Santa Fe el especialista que indicó que las causas pueden ser múltiples y que quizás pudo haber sido una "ruptura espontánea". Pero aseguró que "se trata de una lesión dolorosa y que requiere de tratamiento quirúrgico".

Llamó la atención que el gobernador pueda continuar –al menos por unos días– con su agenda diaria con el tendón lesionado. El profesional consultado por este medio explicó que es posible hacerlo. "Se puede caminar pero duele mucho. Incluso se puede poner una bota y caminar con el tendón cortado", aclaró el profesional. En ese sentido, comentó que en muchos casos el tendón se va "deshilachando" hasta que se rompe el último cabito".

El doctor Aquino precisó que la decisión de operar el tendón de Aquiles es cuando el mismo "está a punto de cortarse o ya se encuentra cortado". El objetivo de la intervención es lograr la sutura de los dos cabos del tendón que quedaron separados.

Cómo es la recuperación
Respecto al escenario postoperatorio con el que se podría encontrar el mandatario provincial, explicó: "Lleva una inmobilización de acuerdo a la necesidad del paciente. Deberá tener colocada una bota por lo menos un mes y luego llegará el momento de la rehabilitación. Va a caminar con muletas, pero no libremente". Para ser más preciso, el traumatólogo dijo: "Un tendón cicatriza en dos meses. A partir del mes comienza la rehabilitación, pero todo un mes se debe estar sin pisar".

De hecho, el gobernador Miguel Lifschitz cuando se lastimó en un accidente doméstico pensó que la lesión era en el tobillo y recién después de una semana en la que el dolor lo tuvo a maltraer este lunes resolvió delegar las actividades oficiales para realizarse una serie de estudios médicos en una clínica de Rosario. La resonancia magnética que se realizó en el Hospital Privado Rosario reveló que, en lugar del esguince de tobillo que se le diagnosticó en un primer momento, Lifschitz tiene un corte en el tendón de Aquiles.