Menu

Los resultados "van a llegar"

  • Escrito por Porsantafe

Bullrich prometió "ir a fondo" contra el narcotráfico y Lifschitz celebró que "se pueda pensar en un plan integral".

"Muchos" son los gendarmes que ayer desembarcaron en la provincia. Pese a las reiteradas consultas, la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, esquivó la respuesta y se limitó a decir que la cantidad de agentes federales supera los 400. Desde el gobierno provincial se alinearon y evitaron confrontar. El gobernador Miguel Lifschitz celebró "que después de muchos años de combatir con diferentes resultados y estilos de trabajo el problema de la violencia y la inseguridad, se pueda pensar en un plan integral". La funcionaria nacional aterrizó temprano en Sauce Viejo, encabezó actos en Santa Fe y Rosario e inauguró una base de patrullas de la fuerza verde en la localidad de Funes, gobernada por el PRO.

Bullrich prometió "ir hasta el hueso, ir a fondo" en la lucha contra el narcotráfico en la provincia. Junto al intendente radical José Corral, aliado clave en Cambiemos, y Lifschitz, lideró una conferencia de prensa en Santa Fe en la que anunció que desde las 8 de la mañana los federales habían bajado a once localidades santafesinas: Rosario, Santa Fe, Santo Tomé, Venado Tuerto, Reconquista, Rafaela, Arroyo Seco, Villa Gobernador Gálvez, Funes, Villa Constitución y San Lorenzo. Algunos intendentes de la región, principalmente peronistas, de ciudades no contempladas en ese grupo la agarraron en Funes y le pidieron que no se olvide de ellos.

La ministra describió el "comando operativo" que se puso en marcha entre las fuerzas nacionales y provinciales y luego pasó por Rosario, donde la esperó la intendenta Mónica Fein, quien destacó que es "un gran paso" para la ciudad la llegada de agentes federales -Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria-. Bullrich adelantó que el plan se implementará mediante dos tipos de tareas, "la de trabajo común (dirigida por el comandante general Claudio Briggione), de cubrir, acompañar y estar en la calle, de hacer tareas prevencionales; y la de investigación, que en el delito complejo es la más importante".

Bajo la atenta mirada del gobernador, dijo que los funcionarios nacionales llegaron a la provincia a "resolver los problemas". Pero aclaró que "para hacerlo hay que brindar seguridad, que haya menos muertes, menos robos, que la gente viva más tranquila y ese es el objetivo". "La idea es que la gente pueda cambiar el reclamo por la participación", remató.

Después del mediodía la comitiva, escoltada por una veintena asombrosa de vehículos federales, llegó a Funes. De vestido azul enceguecedor, Bullrich dijo que pretende "bajar los niveles de violencia" y recordó que "durante muchos años" se dijo que el narcotráfico "estaba de tránsito". Ella decía que "no" y cuando ingresó al Ministerio comprobó "el nivel de profundidad del problema" que había que enfrentar. "Se había construido un mercado, entra droga a nuestro país, se acopia, se transporte, se financia, en miles de puntos a lo largo y ancho de nuestro país. Durante años nos acostumbramos a pensar que hay cosas que no se pueden cambiar, la corrupción es así, el narcotráfico es así, la inseguridad es así. Bueno, no es así y nosotros creemos que se puede", lanzó la ministra, bajo un coro de aplausos que incluyó a diputados y concejales. De la Nación también llegaron sus segundos, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y el secretario de Seguridad Interior Gerardo Milman.

"Venimos acá y tenemos en claro de dónde partimos", ahondó la ministra y se comprometió a lograr "que la regla sea la transparencia y la corrupción sea la excepción". Para el cierre lanzó un mensaje contenedor, por sobre los colores políticos: "Nuestro equipo también es Lifschitz, también es Mónica Fein, también es el intendente de Funes (de quien se olvidó el nombre)".

El gobernador, por su parte, coincidió con la ministra "en la necesidad de resolver los problemas estructurales de la Argentina". Evitó confrontar acerca de la cantidad imprecisa de agentes y compartió "esa confianza", aunque de manera cauta aclaró que los resultados "probablemente no van a llegar de manera inmediata". Por ese motivo, se abrazó a dar "pasos firmes", porque de esa manera "van a llegar" los resultados.

El mandatario santafesino saludó el "plan integral" y "comando operativo" porque integra "los tres niveles del Estado". El gobernador socialista deseó "sumar la pata de la Justicia, que es clave". En ese sentido, destacó la "importante la convocatoria de la ministra a los jueces federales, a motivarlos".

Lifschitz subrayó que existe la "voluntad y decisión de poder lograr resultados efectivos, que no sean solamente bajar la fiebre o mejorar la situación en la coyuntura", ya que el objetivo "es generar condiciones estructurales que nos permitan asegurar que a futuro vamos a tener una situación de superación de los índices de inseguridad y violencia que tenemos hoy en la provincia, especialmente aquí en Rosario".

Por último, agradeció "la disposición y decisión política del gobierno nacional a través de la figura de la ministra de Seguridad y de todo su equipo". Tres semanas atrás, tanto agradecimiento parecía impensado.