Menu

Municipalidad de Santa Fe

Mauricio Macri se reunió con senadores del PJ para torcer la votación del proyecto opositor

  • Escrito por Prensa

El Gobierno trabaja contrarreloj para que la iniciativa que busca retrotraer los precios a diciembre del 2017 no se convierta en ley y así evitar el veto

La pulseada por el proyecto de ley que busca limitar los aumentos de las tarifas todavía está inconclusa. Al menos así lo consideran en la Casa Rosada: el presidente Mauricio Macri lideró una reunión de urgencia en Balcarce 50 con los denominados "peronistas dialoguistas" para intentar torcer el rumbo de la votación.

Los senadores peronistas del Interbloque Federal Juan Carlos Romero, Carlos Reutemann y Guillermo Pereyra tuvieron un encuentro con el Presidente y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Según trascendió, los dirigentes que no responden al PJ de Miguel Ángel Pichetto no apoyarían el proyecto que tiene media sanción de Diputados y votarían a favor de rebajar el IVA en los servicios públicos.
Leer más:

Macri, sobre el proyecto que limita los aumentos: "Es una locura que impulsa Cristina Kirchner"

Entre los senadores que responden a Romero están Cristina Fiore, del Partido Renovador de Salta, Lucila Crexell y Guillermo Pereyra del MPN de Neuquén y Carlos Alberto Reutemann, de Alianza Cambiemos Santa Fe.

Por su lado, el bloque que encabeza Miguel Ángel Pichetto definió "mayoritariamente avanzar con el proyecto que viene de la Cámara de Diputados", según informaron voceros de esa bancada.

La propuesta tiene media sanción de Diputados y el miércoles podría convertirse en ley en la Cámara Alta. Antes de la negociación de Macri, los sondeos preliminares indicaban que la oposición tendría entre 37 y 40 votos a favor, contra 30 del oficialismo y aliados. Es por eso que el Gobierno intensifica las negociaciones para tratar de evitar que el proyecto se convierta en ley y no tener que vetarlo, por el costo político de esta medida.

El Gobierno rechaza el proyecto porque retrotrae las tarifas a diciembre del año pasado y tendría un costo fiscal de $ 80 mil millones.