Menu

Municipalidad de Santa Fe

Para el comercio "la caída no tiene piso y el futuro no es promisorio"

  • Escrito por Uno

compra

En marzo de este año, el 93% de los mercantiles afirmó haber vendido menos que igual mes del año pasado. El restante 7% vendió igual cantidad...

Pasó más de un año sin que el comercio santafesino pueda mostrar números de ventas positivos. En los últimos 15 meses, todos los informes del Centro Comercial hablan de caída de ventas en la comparación interanual, con el aditivo de que desde finales de 2018 desaparecieron de los relevamientos, aunque sea en un ínfimo porcentaje, negocios que hayan vendido más que el mismo mes del año anterior.

Una situación que no escapa a la realidad del comercio a nivel país, ni a la caída de la actividad industrial y que obviamente está absolutamente ligada a la pérdida de poder adquisitivo y a la consecuente caída del consumo. Según los datos de la entidad mercantil santafesina, solo un 6,7% de los comerciantes encuestados declaró haber vendido igual cantidad que hace un año.

El resto, el 93,3% de los comercios, reconoció haber vendido menos, con caídas que van desde el 10% hasta más del 30%. En ese marco, más de un 60% de los mercantiles disminuyó sus ventas en 20% o más. Es decir, el 36,6% declaró caídas de 20%, "pero también es importante un 30% que informó haber tenido caídas interanuales de un 30% y más, llegando en algunos casos a informar disminuciones de ventas de 40% y hasta de 50%", advierte el informe.
Te puede interesar
Vuelven las 12 cuotas sin interés: ¿qué se podrá comprar?

En el análisis de los datos, en diálogo con UNO Santa Fe, el presidente del Centro Comercial de Santa Fe, Daniel Bustamante, señaló que los resultados del relevamiento de ventas son más de lo mismo. "Sigue siendo lo mismo, la caída no tiene piso y la situación no cambia de un mes para otro", reflejó. "El comercio sigue con ventas en caída y el futuro no es promisorio", agregó el dirigente.

Expectativas a futuro

Otra de las consultas realizadas en la encuesta a comercios tiene que ver con la expectativa sobre el futuro. El 37,5% indicó que se mantendrán las condiciones actuales, aunque un 34,4% cree que se incrementarán sus ventas, "justificado en aquellos comercios de rubros que aguardan ventas de temporada (generalmente indumentaria)".

"Volvemos a interpretar –al igual que el mes anterior– que existe una especie de "aceptación" de nuevos niveles de actividad, a los cuales necesariamente deberá ajustar el comerciante sus propios números internos", aclara el trabajo del Centro Comercial.

Paralelamente, se conoció durante el fin de semana que el gobierno nacional, empujado por las encuestas que marcan el descontento social por la realidad económica, estudia un paquete de medidas para reactivar el consumo antes de las elecciones. Entre las iniciativas que trascendieron, se habla de un acuerdo de precios, la ampliación de los programas de compra con tarjeta (Ahora 12), un retoque en el esquema de aumento de tarifas y de un recorte de IVA para las compras de jubilados y beneficiarios de planes sociales.

Consultado al respecto, Bustamante celebró que se tomen medidas pero dijo que "hay que tomar con pinzas lo de la reactivación, porque la gente está tan endeudada con las tarjetas que no va a poder disfrutar mucho de la compra con Ahora 12, o con los planes de electrodomésticos".

"Acá vienen a comprar cosas de 2.000 o 3.000 pesos y pagan con dos o tres tarjetas", graficó respecto de la situación de los clientes en los comercios.
"Son todos paliativos, ojalá que se vea de alguna manera. El objetivo del gobierno es que haya de alguna forma un poco de dinero que circule, pero lo vemos muy acotado por el endeudamiento que tiene la gente con las tarjetas", concluyó.

Factores de caídas de ventas

Por último, se preguntó a los comercios acerca de las causas que han generado el descenso de ventas y la mayor respuesta obtenida fue la "caída del poder adquisitivo" con un 36,7%. En tanto, un 16,7% cree que los altos intereses de financiación de las tarjetas de crédito están siendo un obstáculo para el desarrollo normal de las ventas, y un 10% aludió al "desánimo de la gente" advirtiendo cierto desaliento o desilusión en los consumidores, confirmando ello que las expectativas siempre han sido un componente importante en los comportamientos económicos de los actores.